Los préstamos de China empujan a los países más pobres del mundo al borde del colapso

  Una docena de países pobres se enfrentan a la inestabilidad económica e incluso al colapso bajo el peso de cientos de miles de millones de...

 


Una docena de países pobres se enfrentan a la inestabilidad económica e incluso al colapso bajo el peso de cientos de miles de millones de dólares en préstamos extranjeros, muchos de ellos del mayor y más implacable prestamista gubernamental del mundo, China.


Un análisis de Associated Press sobre una docena de los países más endeudados con China -entre ellos Pakistán, Kenia, Zambia, Laos y Mongolia- revela que el pago de la deuda está consumiendo una parte cada vez mayor de los ingresos fiscales necesarios para mantener abiertas las escuelas, suministrar electricidad y pagar los alimentos y el combustible. Y está agotando las reservas de divisas que estos países utilizan para pagar los intereses de esos préstamos, dejando a algunos con sólo unos meses antes de que ese dinero se acabe.


Entre bastidores está la reticencia de China a condonar la deuda y su extremo secretismo sobre cuánto dinero ha prestado y en qué condiciones, lo que ha impedido a otros grandes prestamistas intervenir para ayudar. A esto se suma el reciente descubrimiento de que los prestatarios se han visto obligados a depositar dinero en efectivo en cuentas de depósito en garantía ocultas que sitúan a China al frente de la cola de acreedores a los que hay que pagar.


Los países del análisis de AP tenían hasta el 50% de sus préstamos exteriores procedentes de China y la mayoría dedicaban más de un tercio de los ingresos públicos al pago de la deuda externa. Dos de ellos, Zambia y Sri Lanka, ya han entrado en suspensión de pagos, incapaces de hacer frente siquiera a los intereses de los préstamos que financian la construcción de puertos, minas y centrales eléctricas.


En Pakistán, millones de trabajadores del sector textil han sido despedidos porque el país tiene demasiada deuda externa y no puede permitirse mantener la electricidad y las máquinas en funcionamiento. En Kenia, el gobierno ha retrasado el pago de las nóminas a miles de funcionarios para ahorrar dinero con el que pagar los préstamos exteriores. El principal asesor económico del presidente tuiteó el mes pasado: “¿Salarios o impago? Elijan”.


Desde que Sri Lanka entró en mora hace un año, han desaparecido medio millón de puestos de trabajo en la industria, la inflación ha superado el 50% y más de la mitad de la población de muchas zonas del país ha caído en la pobreza.


Los expertos predicen que, a menos que China empiece a suavizar su postura sobre sus préstamos a los países pobres, podría producirse una oleada de más impagos y convulsiones políticas. “En gran parte del mundo, el reloj ha llegado a medianoche”, dijo el economista de Harvard Ken Rogoff. “China ha entrado en escena y ha dejado esta inestabilidad geopolítica que podría tener efectos duraderos”.


Cómo se está desarrollando


Zambia, un país sin salida al mar de 20 millones de habitantes situado en el sur de África, ha recibido en las dos últimas décadas miles de millones de dólares prestados por bancos estatales chinos para construir presas, ferrocarriles y carreteras. Los préstamos impulsaron la economía de Zambia, pero también elevaron tanto los pagos de intereses al extranjero que apenas quedó nada para el gobierno, lo que le obligó a recortar el gasto en sanidad, servicios sociales y subvenciones a los agricultores para semillas y fertilizantes.


En el pasado, en tales circunstancias, los grandes prestamistas gubernamentales, como Estados Unidos, Japón y Francia, llegaban a acuerdos para condonar parte de la deuda, y cada prestamista revelaba claramente lo que se le debía y en qué condiciones, para que nadie se sintiera estafado.


Pero China no siguió esas reglas. Al principio se negó incluso a participar en las conversaciones multinacionales, negociando por separado con Zambia e insistiendo en la confidencialidad que impedía a este país informar a los prestamistas no chinos de las condiciones de los préstamos y de si China había ideado una forma de ponerse al frente de la cola de reembolso.


En medio de esta confusión en 2020, un grupo de prestamistas no chinos rechazó las desesperadas súplicas de Zambia de suspender el pago de intereses, aunque sólo fuera por unos meses. Esa negativa agravó el agotamiento de las reservas de divisas de Zambia, la reserva de dólares estadounidenses que utilizaba para pagar los intereses de los préstamos y comprar materias primas como el petróleo. En noviembre de 2020, sin apenas reservas, Zambia dejó de pagar los intereses e incurrió en impago, lo que le impidió acceder a futuros préstamos y desencadenó un círculo vicioso de recortes del gasto y agravamiento de la pobreza.


Desde entonces, la inflación en Zambia se ha disparado un 50%, el desempleo ha alcanzado su nivel más alto en 17 años y la moneda nacional, el kwacha, ha perdido un 30% de su valor en sólo siete meses. Según estimaciones de las Naciones Unidas, el número de zambianos que no reciben suficientes alimentos casi se ha triplicado en lo que va de año, hasta alcanzar los 3,5 millones.


“Me siento en casa a pensar qué voy a comer porque no tengo dinero para comprar comida”, afirma Marvis Kunda, una viuda ciega de 70 años de la provincia de Luapula, en Zambia, cuyas ayudas sociales se han visto recortadas recientemente. “A veces como una vez al día y si nadie se acuerda de ayudarme con comida del barrio, entonces me muero de hambre”.


Pocos meses después del impago, los investigadores descubrieron que Zambia debía 6.600 millones de dólares a bancos estatales chinos, el doble de lo que muchos pensaban entonces y cerca de un tercio de la deuda total del país.


“Estamos volando a ciegas”, dijo Brad Parks, director ejecutivo de AidData, un laboratorio de investigación del College of William & Mary que ha descubierto miles de préstamos chinos secretos y ha ayudado a la AP en su análisis. “Cuando miras debajo de los cojines del sofá, de repente te das cuenta: ‘Oh, hay un montón de cosas que se nos pasaron por alto. Y en realidad las cosas están mucho peor’”.


Deuda y agitación


La falta de voluntad de China para asumir grandes pérdidas por los cientos de miles de millones de dólares que se le adeudan, como han instado el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, ha dejado a muchos países en la rutina de devolver intereses, lo que ahoga el crecimiento económico que les ayudaría a pagar la deuda.


Las reservas de divisas han caído en 10 de la docena de países analizados por AP, una media del 25% en sólo un año. Han caído más del 50% en Pakistán y la República del Congo. Sin un rescate, a varios países sólo les quedan meses de efectivo en el extranjero para pagar los alimentos, el combustible y otras importaciones esenciales. A Mongolia le quedan ocho meses. A Pakistán y Etiopía, unos dos.


“En cuanto se cierran los grifos de la financiación, el ajuste se produce de inmediato”, afirma Patrick Curran, economista principal de la investigadora Tellimer. “La economía se contrae, la inflación se dispara, los alimentos y el combustible se vuelven inasequibles”.


Mohammad Tahir, despedido hace seis meses de su trabajo en una fábrica textil de la ciudad paquistaní de Multan, dice que ha contemplado el suicidio porque ya no soporta ver a su familia de cuatro miembros irse a la cama noche tras noche sin cenar.


“Me he enfrentado a la peor de las pobrezas”, afirma Tahir, a quien hace poco le dijeron que las reservas de divisas de Pakistán se habían agotado tanto que ahora no podía importar materias primas para su fábrica. “No tengo ni idea de cuándo recuperaremos nuestros puestos de trabajo”.


Los países pobres se han visto afectados antes por la escasez de divisas, la alta inflación, los picos de desempleo y el hambre generalizada, pero rara vez como en el último año.


A la mezcla habitual de mala gestión gubernamental y corrupción se suman dos acontecimientos inesperados y devastadores: la guerra de Ucrania, que ha disparado los precios de los cereales y el petróleo, y la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de subir los tipos de interés 10 veces seguidas, la última este mes. Esto ha encarecido repentinamente los préstamos a tipo variable a los países.


Todo ello está agitando la política nacional y alterando las alianzas estratégicas.


En marzo, Honduras, fuertemente endeudada, adujo “presiones financieras” en su decisión de establecer lazos diplomáticos formales con China y romper los que mantenía con Taiwán.


El mes pasado, Pakistán estaba tan desesperado por evitar más apagones que llegó a un acuerdo para comprar petróleo con descuento a Rusia, rompiendo filas con el esfuerzo liderado por Estados Unidos para cerrar el grifo a los fondos de Vladimir Putin.


En Sri Lanka, los alborotadores salieron a la calle el pasado mes de julio, incendiaron las casas de los ministros del gobierno y asaltaron el palacio presidencial, haciendo huir del país al dirigente vinculado a los onerosos acuerdos con China.


La respuesta china


El Ministerio de Asuntos Exteriores chino, en una declaración a la AP, rebatió la idea de que China sea un prestamista implacable y se hizo eco de declaraciones anteriores en las que culpaba a la Reserva Federal. Afirmó que si debe acceder a las exigencias del FMI y del Banco Mundial de condonar una parte de sus préstamos, también deben hacerlo esos prestamistas multilaterales, a los que considera apoderados de Estados Unidos.


“Pedimos a estas instituciones que participen activamente en las acciones pertinentes de acuerdo con el principio de ‘acción conjunta, carga justa’ y que hagan mayores contribuciones para ayudar a los países en desarrollo a superar las dificultades”, dice la declaración del ministerio.


`

China argumenta que ha ofrecido ayuda en forma de prórroga de los vencimientos de los préstamos y préstamos de emergencia, y como principal contribuyente a un programa para suspender temporalmente el pago de intereses durante la pandemia de coronavirus. También afirma que ha condonado 23 préstamos sin intereses a países africanos, aunque Parks, de AidData, afirma que estos préstamos son en su mayoría de hace dos décadas y representan menos del 5% del total que ha prestado.


En las conversaciones de alto nivel mantenidas en Washington el mes pasado, China se planteó retirar su petición de que el FMI y el Banco Mundial condonaran los préstamos si los dos prestamistas se comprometían a ofrecer subvenciones y otro tipo de ayuda a los países con problemas, según diversas noticias. Pero en las semanas transcurridas desde entonces no se ha producido ningún anuncio y ambos prestamistas han expresado su frustración con Beijing.


“Mi opinión es que tenemos que arrastrarles -quizá sea una palabra poco educada-, tenemos que caminar juntos”, declaró a principios de mes la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva. “Porque si no lo hacemos, habrá una catástrofe para muchísimos países”.


El FMI y el Banco Mundial afirman que asumir pérdidas por sus préstamos rompería el tradicional manual de gestión de crisis soberanas que les otorga un trato especial porque, a diferencia de los bancos chinos, ya financian a tipos bajos para ayudar a los países en apuros a recuperarse. El Ministerio de Asuntos Exteriores chino señaló, sin embargo, que los dos prestamistas multilaterales han hecho una excepción a las normas en el pasado, perdonando préstamos a muchos países a mediados de la década de 1990 para salvarlos del colapso.


A medida que se agota el tiempo, algunos funcionarios instan a hacer concesiones.


Ashfaq Hassan, antiguo responsable de la deuda en el Ministerio de Finanzas de Pakistán, afirmó que la carga de la deuda de su país es demasiado pesada y el tiempo demasiado corto para que el FMI y el Banco Mundial aguanten. También pidió concesiones a los fondos de inversión privados que prestaron a su país mediante la compra de bonos. “Todos los interesados tendrán que aceptar un recorte”, dijo Hassan.


China también ha rebatido la idea, popularizada en la administración Trump, de que ha emprendido una “diplomacia de la trampa de la deuda”, dejando a los países cargados con préstamos que no pueden pagar para poder apoderarse de puertos, minas y otros activos estratégicos.


En este punto, los expertos que han estudiado la cuestión en detalle se han puesto del lado de Beijing. Los préstamos chinos proceden de docenas de bancos de la China continental y son demasiado irregulares y descuidados para estar coordinados desde arriba. En todo caso, dicen, los bancos chinos no están asumiendo pérdidas porque el momento es inoportuno, ya que se enfrentan a grandes golpes de préstamos inmobiliarios imprudentes en su propio país y a una economía en drástica desaceleración.


Pero los expertos se apresuran a señalar que un papel chino menos siniestro no es menos aterrador. “No hay un único responsable”, afirma Teal Emery, antiguo analista de préstamos soberanos que ahora dirige el grupo consultor Teal Insights. Parks, de AidData, añade sobre Beijing: “Se lo están inventando sobre la marcha. No hay un plan maestro”.


Rigor en los préstamos


Gran parte del mérito de sacar a la luz la deuda oculta de China es de Parks, que durante la última década ha tenido que lidiar con todo tipo de obstáculos, ofuscaciones y falsedades del Gobierno autoritario.


La caza comenzó en 2011, cuando un alto economista del Banco Mundial pidió a Parks que se encargara de investigar los préstamos chinos. En pocos meses, utilizando técnicas de minería de datos en línea, Parks y algunos investigadores empezaron a descubrir cientos de préstamos que el Banco Mundial desconocía.


En aquel momento, China estaba aumentando los préstamos que pronto se convertirían en parte de su “Iniciativa de la Franja y la Ruta” de 1 billón de dólares para asegurar el suministro de minerales clave, ganar aliados en el extranjero y obtener más dinero de sus tenencias de dólares estadounidenses. Muchos países en desarrollo estaban ansiosos por recibir dólares estadounidenses para construir centrales eléctricas, carreteras y puertos y ampliar sus explotaciones mineras.


Pero tras unos años de préstamos directos del gobierno chino, esos países se encontraron fuertemente endeudados, y la óptica era horrible. Temían que la acumulación de más préstamos sobre los anteriores les hiciera parecer imprudentes ante las agencias de calificación crediticia y les hiciera más caro pedir prestado en el futuro.


Así que China empezó a crear empresas ficticias para algunos proyectos de infraestructuras y a concederles préstamos en su lugar, lo que permitió a los países muy endeudados evitar cargar esa nueva deuda en sus libros. Aunque los préstamos estuvieran respaldados por el gobierno, nadie se enteraría.


En Zambia, por ejemplo, un préstamo de 1.500 millones de dólares de dos bancos chinos a una empresa fantasma para construir una gigantesca presa hidroeléctrica no apareció en los libros del país durante años.


En Indonesia, préstamos chinos por valor de 4.000 millones de dólares para ayudar a construir un ferrocarril tampoco aparecieron en las cuentas públicas. Todo cambió años más tarde, cuando, con un presupuesto superior en 1.500 millones de dólares, el gobierno indonesio se vio obligado a rescatar el ferrocarril dos veces.


“Cuando estos proyectos salen mal, lo que se anunciaba como deuda privada se convierte en deuda pública”, afirma Parks. “Hay proyectos así en todo el mundo”.


En 2021, una década después de que Parks y su equipo iniciaran su búsqueda, habían reunido suficiente información para un hallazgo de gran éxito: al menos 385.000 millones de dólares de deuda china oculta y no declarada en 88 países, y muchos de esos países estaban en una situación mucho peor de lo que nadie sabía.


Entre las revelaciones figuraba que China había concedido un préstamo de 3.500 millones de dólares para construir un sistema ferroviario en Laos, cuya amortización requeriría casi una cuarta parte de la producción anual del país.

Otro informe de AidData de la misma época sugería que muchos préstamos chinos se destinan a proyectos en zonas de países favorecidas por políticos poderosos y, con frecuencia, justo antes de elecciones clave. Algunas de las cosas construidas tenían poco sentido económico y estaban plagadas de problemas.


En Sri Lanka, un aeropuerto financiado por China y construido en la ciudad natal del presidente, lejos de la mayor parte de la población del país, se utiliza tan poco que se han visto elefantes deambulando por su pista.


Están apareciendo grietas en centrales hidroeléctricas de Uganda y Ecuador, donde en marzo el gobierno consiguió la aprobación judicial de cargos de corrupción vinculados al proyecto contra un ex presidente ahora en el exilio.


En Pakistán, hubo que cerrar una central eléctrica por temor a que se derrumbara. En Kenia, los últimos kilómetros clave de una vía férrea nunca se construyeron debido a una mala planificación y a la falta de fondos.


Saltar al frente


Cuando Parks indagó en los detalles de los préstamos, descubrió algo alarmante: cláusulas que obligaban a los países prestatarios a depositar dólares estadounidenses u otras divisas en cuentas secretas de depósito en garantía que Beijing podía asaltar si esos países dejaban de pagar los intereses de sus préstamos.


En efecto, China se había puesto a la cabeza de la fila para cobrar sin que los demás prestamistas lo supieran.


En Uganda, Parks reveló que un préstamo para ampliar el aeropuerto principal incluía una cuenta bloqueada que podía contener más de 15 millones de dólares. Una investigación legislativa criticó al Ministro de Finanzas por aceptar esas condiciones, y el investigador principal dijo que debería ser procesado y encarcelado.


Parks no está seguro de cuántas cuentas de este tipo se han abierto, pero la insistencia de los gobiernos en cualquier tipo de garantía, y mucho menos en efectivo, es poco frecuente en los préstamos soberanos. Y su mera existencia ha puesto nerviosos a los bancos no chinos, a los inversores en bonos y a otros prestamistas, que no están dispuestos a aceptar menos de lo que se les debe.


“Los demás acreedores dicen: ‘No vamos a ofrecer nada si China está, de hecho, a la cabeza de la línea de reembolso’”, afirmó Parks. “Esto lleva a la parálisis. Todo el mundo se está midiendo y diciendo: ‘¿Voy a ser un tonto aquí?”.


Préstamos como “cambio de divisas”


Mientras tanto, Beijing ha adoptado un nuevo tipo de préstamo oculto que ha aumentado la confusión y la desconfianza. Parks y otros descubrieron que el Banco Central de China ha estado prestando decenas de miles de millones de dólares a través de lo que parecen intercambios ordinarios de divisas.


Los intercambios de divisas, denominados swaps, permiten a los países tomar prestadas divisas de uso más extendido, como el dólar estadounidense, para cubrir déficits temporales de reservas de divisas. Están pensados para obtener liquidez, no para construir cosas, y duran sólo unos meses.


Pero los swaps de China imitan a los préstamos porque duran años y cobran tipos de interés más altos de lo normal. Y lo que es más importante, no aparecen en los libros como préstamos que se sumarían a la deuda total de un país.


Mongolia ha suscrito 5.400 millones de dólares en este tipo de canjes, una cantidad equivalente al 14% de su deuda total. Pakistán ha suscrito casi 11.000 millones de dólares en tres años y Laos ha pedido prestados 600 millones.


Los canjes pueden ayudar a evitar el impago al reponer las reservas de divisas, pero acumulan más préstamos sobre los antiguos y pueden empeorar mucho más un colapso, algo parecido a lo que ocurrió en el periodo previo a la crisis financiera de 2009, cuando los bancos estadounidenses siguieron ofreciendo hipotecas cada vez mayores a propietarios de viviendas que no podían pagar la primera.


Algunos países pobres que luchan por pagar a China se encuentran ahora atrapados en una especie de limbo de los préstamos: China no cede a la hora de asumir pérdidas, y el FMI no ofrece préstamos a bajo interés si el dinero sólo va a pagar los intereses de la deuda china.


En el caso de Chad y Etiopía, ha pasado más de un año desde que se aprobaron los paquetes de rescate del FMI en los llamados acuerdos a nivel del personal, pero casi todo el dinero se ha retenido a medida que se alargan las negociaciones entre sus acreedores.


“Cada vez son más los países que se encuentran en una situación financiera desesperada”, afirma Parks, atribuyéndolo en gran medida al asombroso ascenso de China, que en tan sólo una generación ha pasado de ser un receptor neto de ayuda exterior a convertirse en el mayor acreedor del mundo.


“De alguna manera, han conseguido hacer todo esto fuera de la vista del público”, afirmó. “Así que a menos que la gente entienda cómo presta China, cómo funcionan sus prácticas crediticias, nunca vamos a resolver estas crisis”.

COMMENTS

Nombre

Abuso de Autoridad,4,Abuso de Poder,2,Agencia Estatal de Investigacion,2,Amlo,201,asalto,1,Australia,1,Bazan,1,Bolsa de Trabajo,1,Carlos Lara Hidalgo,1,Casas Grandes,1,Cesar Duarte,12,Chihuahua,974,Choques,1,Clima,1,Conagua,3,Coronavirus,4,Corrupcion,28,Covid-19,6,Daneyra Lira,3,Delicias,1377,Denuncia Ciudadana,1,Deporte,3,desaparecidos,2,Dif Delicias,85,EEUU,1,Elecciones 2021,1,Eliseo Compean,4,Empleo,1,Empleo para mujeres,1,Ernesto Casillas,1,Espectaculos,21,Estado,65,Grito de Independencia 2021,1,Guardia Nacional,1,Huachicoleros,2,Hugo Velarde Arellanes,1,Iglesia,1,insolito,3,Internacional,810,Irán,2,Ismael Perez Pavia,9,Israel Obando,1,Javier Corral Jurado,10,Jesus Manuel Leyva holguin,1,Jesús Valenciano,726,Jímenez,1,JMAS,1,Juana Suarez,1,Leticia Loredo,1,Local,1,Lucia Gomez,1,Luis Felipe Madrid Valles,1,Magazine,74,Maria de Jesus Reyes Lopez,1,Maru Campos,8,Mary Siqueiros Tarango,3,Meoqui,17,Migracion,1,Miriam Soto,2,Miss Universo 2021,1,Morena,16,Movimiento Ciudadano,1,Mujeres,1,Nacho Gurrola,1,Nacional,3017,Narco,25,Nepotismo,1,Opinion,16,Pan,8,Peculado,1,Peña Nieto,3,Pepe Carreon,1,Pepe Ramirez,2,Periodismo,1,PES,1,Policiaca,459,Politica,39,PRD,1,Pri,4,PT,1,Rafael Espino,3,Redes Sociales,1,Roberto Carreon,1,robo,1,Rolando Licon,2,Rosales,3,Salud,4,Secretaria de la Defensa Nacional,3,Secuestro,2,Sismo,1,Tamaulipas,1,Torreón,2,Tribuna,9,Tribuna Libre,1,Tristone,1,Tritone Delicias,1,Trump,7,
ltr
item
Tribuna Delicias: Los préstamos de China empujan a los países más pobres del mundo al borde del colapso
Los préstamos de China empujan a los países más pobres del mundo al borde del colapso
https://blogger.googleusercontent.com/img/a/AVvXsEgUrJ-RDe1MqkE_tsElzVB5BYA3YEa-rixoZ1FTB4-rcJZrPwE_5_OB1OGlnhJphOQhuydfMlbvizLblGl8GFjvraYo-qAZI3gJPM5YCjM4BCQCmoF_gpRLfzHHkUcYcPNJl8DlgUZa9rA9zT6ed3Ym6Q1gbH8WizvzniHXMkEGgnsNrS6jOw7CyxcncA=w640-h426
https://blogger.googleusercontent.com/img/a/AVvXsEgUrJ-RDe1MqkE_tsElzVB5BYA3YEa-rixoZ1FTB4-rcJZrPwE_5_OB1OGlnhJphOQhuydfMlbvizLblGl8GFjvraYo-qAZI3gJPM5YCjM4BCQCmoF_gpRLfzHHkUcYcPNJl8DlgUZa9rA9zT6ed3Ym6Q1gbH8WizvzniHXMkEGgnsNrS6jOw7CyxcncA=s72-w640-c-h426
Tribuna Delicias
https://www.tribunadelicias.com/2023/05/los-prestamos-de-china-empujan-los.html
https://www.tribunadelicias.com/
https://www.tribunadelicias.com/
https://www.tribunadelicias.com/2023/05/los-prestamos-de-china-empujan-los.html
true
1605813549688679989
UTF-8
Loaded All Posts Not found any posts VIEW ALL Readmore Reply Cancel reply Delete By Home PAGES POSTS View All RECOMMENDED FOR YOU LABEL ARCHIVE SEARCH ALL POSTS Not found any post match with your request Back Home Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now 1 minute ago $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Followers Follow THIS PREMIUM CONTENT IS LOCKED STEP 1: Share to a social network STEP 2: Click the link on your social network Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy